Tigre: Una historia de amor y superación

Una mañana de domingo, paseábamos por un vacío polígono industrial.

Se trata de una zona tranquila los fines de semana tras la madrugada y sus jóvenes invadiendo aceras cercanas a las discotecas del lugar y que tras el amanecer deja atrás el jolgorio y sobretodo el trasiego rutinario de entre semana.

Este polígono es lugar de inicio donde multitud de paseantes, familias, amigos y jubilados inician multitud de caminatas por el campo, acompañados de sus hijos, colegas, bicicletas o sus perros.

 En una calle larga y tranquila de este polígono, nuestra mirada se fijó a lo lejos, era un precioso perrito en silla de ruedas, no lo dudamos y fuimos para allí a conocer su historia de primera mano y allí encontramos a Tigre y sus dueñas.


La historia de Tigre es una historia de superación, su vida ha sido un camino de altibajos pero a pesar de eso y sus más de 15 años, Tigre no pierde esa dulce mirada y su sonrisa.

Tigre es un perro bueno, cariñoso, inteligente, con muchos sentimientos y juguetón. Nos cuentan sus dueñas, Paqui y Sandra, que lo encontraron una tarde del 24 de Octubre del 2001 buscando setas en medio de la carretera.

Era un cachorro, apenas andaba, una bolita con el pelo negro y lo recogimos. Le pusieron tigre porque olía muy mal y lo llevaron a la casa de campo de sus abuelos que lo aceptaron muy bien.



"Paseaba todas las mañanas con mi abuelo y le hacía muchas bromas. Mi abuela lo hizo crecer con leche y pan. A los dos años de edad tigre cogió una fuerte depresión por la enfermedad y muerte de mi abuelo." 

Tras la muerte del abuelo, Tigre dejó de comer, no quería salir, quedó muy triste, tumbado y con los ojos cerrados. Al final nos lo llevamos  a los pirineos. La naturaleza le devolvió vida a su alma. Nos compramos una casa en un pequeño  pueblo y nos lo quedamos nosotras y desde entonces es feliz.

"Siempre hemos ido donde a él lo han aceptado, sino, no íbamos. Tiene todo nuestro amor, apoyo y respeto para lo bueno y lo malo."



Como curiosidad, Tigre ha sido siempre un buen cazador... mi padre tiene perros de caza y con orgullo siempre decía que de todos, el tigre ha sido el mejor perro de caza que ha tenido. Se metía en las zarzas mientras los otros perros de raza cazadora esperaban alrededor que saliera la presa.

"Tigre se hace querer mucho por todos y nunca ha querido quedarse solo. Cuando estaba sólo en la casa de campo, se escapaba al pueblo en busca de niños para jugar. Entonces nos llamaban para que fuéramos a buscarlo, era tremendo, y cuando trabajábamos lo teníamos que dejar a alguien de la familia para estar acompañado"

"Siempre ha venido con nosotras de vacaciones, él, como todos los perros se merecen ser felices y ser un miembro más de la Familia"




Como podéis ver en las fotografías, a sus 15 años Tigre camina con  ayuda, una displasia de cadera hace que deambular para él sea una tarea difícil. Sus dueñas no lo duraron y decidieron comprarle una silla de ruedas para perros.

Actualmente esta en fase de adaptación. La complejidad de la silla, hace que Tigre poco a poco vaya recuperando su confianza y su coordinación en la misma, estamos seguros de que en breve Tigre podrá correr con sus nuevas piernas sin perder esa sonrisa que nos cautivó el pasado domingo y que nos enamoró a sus casi 16 años y, sobretodo del amor, dedicación y coraje de sus dueñas.

Un abrazo a las dos desde ALOJADOG

Suscríbete:

Últimas Búsquedas: